jueves, 13 de agosto de 2009

Dentro de Pink Floyd

Hoy quiero recomendaros este libro que leí hace unos años y con el que intenté comprender la lucha de egos de unos de los grupos mas importantes de todos los tiempos, porque estoy seguro de que si ponemos en wikipedia la palabra ego, nos va a salir una foto de Roger Waters. Pero es que tampoco le va muy lejos David Gilmour en cuanto a ego se refiere.


En este libro, escrito por Nick Mason, el bateria de la banda y miembro fundador junto con Roger(se conocieron en la escuela de arquitectura de Cambridge), se hace patente eso de que la historia la escriben los vencedores, ya que durante toda la lectura se desprende una imagen mas que despótica e irascible de Waters. Y es que Nick Mason y David Gilmour consiguieron mantener el nombre de la banda cuando Roger Waters la abandonó, a pesar de que éste último era reticente a seguir utilizándolo, de tan convencido que estaba de que la banda sin él no tenía sentido. Cuanta razón tenía, ya que ninguno de los discos que grabaron despues de The Final Cut, merece la pena.


Especialmente tristes son los capítulos que hacen mención al progesivo deterioro mental y posterior locura de Syd Barret, un auténtico genio. Como el capítulo en el que narra cuando tenían que pasar a recogerlo para un concierto y decidiron no hacerlo para evitar problemas durante el mismo. Supongo que era mas fácil hacer eso, que preocuparse de hacerle salir del infierno en el que se había metido. Barret me parece una víctima del egoismo, de eso que todos llevamos dentro y nos hace mirar a otro lado. Por eso y porque su música me encanta, mi época favorita de Pink Floyd es la primera, la de Barret, la mas psicodélica y sorprendente. Os recomiendo escuchar la canción Arnold Lane para saber de qué hablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario