jueves, 24 de septiembre de 2009

Ryan Adams

Hace diez años Ryan Adams era l´enfant terrible del pop-folk norteamericano. Lamentablemente, ahora se ha convertido en una caricatura de si mismo, y sus discos adolecen de falta de intensidad.
En su primer disco en solitario, "Heartbreaker" alcanzó cotas compositivas que hicieron olvidar su etapa en Whiskeytown y que nos hacía preveer un futuro de preciosas canciones. En la primera pista de este disco hay una conversación con David Rawlings, sobre el "Bona Drag" de Morrissey y claro, con ese argumento ya me conquista desde el minuto 1. Si a esto le sumas, que tras esa conversación suenan los acordes de "To be young(Is to be sad, is to be high)", la mejor canción que sin duda ha compuesto Ryan Adams en su dilatada trayectoria, ya tenemos un disco para tenerlo siempre muy presente.

Me encanta la gente que sabe reconocer sus influencias sin ningun tipo de pudor, y Morrissey es alguien del que todo amante de la música debe ser fan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario