lunes, 25 de enero de 2010

Sidonie goes to Sevilla

Recuerdo que una vez, bromeando con Pau de La Habitación Roja sobre qué era el arte en la actualidad, me dijo que para él el arte era un buen beso de tornillo. Si hacemos caso de la portada del último disco de Sidonie, ese mismo beso es lo que para ellos es el incendio. Cualquiera de las dos definiciones son válidas para resumir el morreo de mas de hora y media, que con el público sevillano se pegó el sábado la banda catálana. Morreo en forma de concierto, repleto de canciones destinadas a ser himnos, con una actitud muy rockera y sumamente entregados, pidiendo al público que saltara y coreara sus canciones: Arte incendiario.

El concierto comenzó con media hora de retraso, pero desde que estos amantes de los pantalones pitillos, y H&M Fashion Victims salieron al escenario, no dieron tregua enlazando los temas de su nuevo disco"El incendio" con lo mejor de su discografía, como "On the sofa" o "Sidonie goes to Varanasi", con sitar incluido. En uno de los momentos mas entrañables de la noche, la banda pidió al público que se sentara en el suelo y al calor de un teclado, Marc Ros bajó del escenario mezclándose entre el público y haciendo un alarde de equilibrios entre tanta gente que quería tocarlo, cantó la preciosa "Giraluna" de su disco "Costa Azul".
Los temas del disco nuevo funcionan perfectamente en directo, "Un día mas en la vida"(con el público cantando solo el estribillo, bajo excusa de Marc de no poder hacer el falsete por culpa del tabaco), "La sombra", "Por ti", "Viva el loco que inventó el amor", "Nueva York", "En mi garganta"...
Se despiden con "El adios", para volver a salir en un bis magistral en el que tocan las dos canciones que dan título a sus últimos discos, "Costa Azul" y "El incendio" y una improvisación psicodélica, con Marc cantando desde el camerino y con Axel haciendo equilibrios sobre la batería, y sorprendiéndonos con lisérgicos bailes acompañados de una etílica sonrisa, que me hacía recordar a aquel genio loco de la batería que fue Keith Moon.
El concierto finaliza con una traca de fuegos artificiales que desata los gritos y la emoción de los asistentes y que nos hace sentir como si estuvieramos en un estadio, olvidándonos por momentos de la lamentable acústica de la Sala Q.
Cuatro años hacía que Sidonie, no se acercaba por tierras sevillanas. La espera ha merecido la pena.

4 comentarios:

  1. Y luego no pideron copas gratis en los bares sevillanos por ser ellos quien son? Se lo tienen muy creído no me caen bien.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi me encantó su actitud, y cuando se bajaron al público no me parecieron creidos para nada. Comentaron algo de ir al Fun Club a seguir la fiesta, pero yo acabé en Obbio, así que no te puedo decir. Eme, fue un auténtico conciertazo, y el disco te lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  3. en principio fui por recuperar nuestras salidas, conciertos.. y recuperar el olor a amanecios después de una noche así. pero estoy contigo que fue un concietazo, y desde luego giraluna fue un espectáculo!

    ResponderEliminar
  4. Conciertazo, sin duda...es verdad...sin la acústica mediante, pero aún resuena en mi cabeza y garganta momentos como Giraluna, Está en mi Garganta,Por ti.... y mi tan ansiada (por mí) puesta en escena de El Incendio....inolvidable y desando repetir!!! Congrats ;)

    Sonia (Salesiana Family)

    ResponderEliminar