jueves, 4 de marzo de 2010

Francisco Nixon - Sala Obbio

Hace tiempo que los conciertos de Fran Fernández, al frente de cualquiera de sus proyectos, se han convertido en una celebración. Da igual que haya problemas técnicos, que se rompa una cuerda de su guitarra, o que se equivoque de acorde y tenga que comenzar la canción de nuevo. Fran consiguió el estatus de mito del indie hace 17 años, cuando la canción "Chup Chup" se convirtió en himno de una generación y su banda Australian Blonde pasó a ser estandarte del llamado Xixon Sound. Desde entonces su cancionero ha crecido tanto que en un concierto como el de anoche, de casi hora y media, se ve obligado a dejar fuera del set list algunas de sus mejores canciones como "Hazte camarera" o "Brackets".


Aunque el concierto empezó con mas de media hora de retraso, nada más salir Richi al escenario y al grito del público de "¡Arena, cemento, Richi monumento!", pudimos constatar que la sala estaba entregada de antemano. Suenan los acordes de "Erasmus borrachas" y comienza la magia. Ya no pararíamos de emocionarnos hasta las doce, hora hasta la que se permiten conciertos en el local, y en la que Fran y Richi entonan, después de pedir ayuda al público, "La vida sigue igual" de Julio Iglesias, canción con la que solían finalilzar los conciertos de La Costa Brava. Antes de eso, han sonado "Alumno o profesor", "Banderas rojas", "Me casaré cuando me enamore", "Museo Británico", "Nadia", "Vagamos por las calles"...y de la etapa de La Costa Brava, "El cumpleaños de Ronaldo", "Copas de yate", "Natalia Berbeke", "Canción de regalo", "Dejesé querer por una loca" y una entrañable interpretación de "33", con los característicos movimientos de cadera de Richi al son de la melodía y con un especial detalle de los fans, unos bocadillos como los de los comics en los que se leía un 33.


En un momento de la actuación, Richi está solo en el escenario, mientras Fran cambia una cuerda a su guitarra y una fan le tira un sujetador con tan buena puntería, que se queda colgado del micrófono de Richi. La cara de asombro y de timidez de Richi es genial. Nos confiesa que es la primera vez que le pasa algo así.

El único detalle negativo del concierto, fue la falta de público, en torno a cien personas, pero ésto hizo que fuera algo mas cercano y emotivo.

En "Alumno o profesor", Fran canta "...qué fui para ti, no lo sé, alumno o profesor...", y yo no se qué será para ti, pero para mi Fran ya hace tiempo que se doctoró en el difícil arte de hacer canciones entrañables.

3 comentarios:

  1. Es una suerte compartir generación con Fran, para además de disfrutar de sus discos poder emocionarse en directo cuando lo tienes tan cerca cantando esas letras tan bonitas. Además que me da a mí que tiene que ser una buenísima persona por lo poco que he podido hablar con él o escucharle en entrevistas. Es muy cariñoso y muy cercano. En fin, que fue una noche especial con bailoteo enloquecido posterior.
    Un placer conoceros, amigo.
    Firmaré con el nombre que firmo en su blog. El nombre de mi antiguo blog.

    ResponderEliminar
  2. Falta la del hospital. Qué me quiero ir a Australia!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola:

    Fantástico el concierto de Fran Nixon en la Obbio el otro día. Gracias por la crónica.

    Os dejo un vídeo que grabé allí (precisamente de la canción "Alumno o Profesor").

    Saludos.

    ResponderEliminar