sábado, 30 de octubre de 2010

Niños Mutantes, Malandar, Sevilla (22-10-2010)

Aforo casi completo para recibir en la Sala Malandar a unos prolíficos Niños Mutantes, para la presentación en Sevilla de su nuevo disco "Las Noches de Insomnio"(Ernie, 2010) y van.....¿cuántos?...no sé vosotros, pero yo ya he perdido la cuenta.
Inmejorable aspecto de la sala sevillana con alrededor de 250 personas, que a pesar de las diferentes propuestas de la semana (Maga, Montevideo, Niños Mutantes, Delorean y Guadalupe Plata en apenas cinco días), casi colgó el cartel de "No hay localidades". Los granadinos hace tiempo que han dejado de ser niños, pero siguen siendo igual de mutantes que al principio de su carrera, manteniendo el sello inconfundible de sus canciones e incluso mejorándolo con la experiencia que dan los años.La sala comienza a arder, cuando suena por los altavoces un clásico del spaghetti western y vemos salir a Juan Alberto Martínez y los suyos. Empiezan apostando fuerte, con la rabiosa "Días complicados" y a pesar de lo que reza la letra de la canción "Yo no he elegido esta vida, esta vida me fue dada", a los granadinos se les ve que han nacido para estar sobre el escenario, donde además despliegan uno de los mejores directos que podemos ver actualmente. Con un set list en el que el protagonista es "La Noches de Insomnio" y dejando fuera sólo las nanas "Mi niño no quiere dormir" y "Mar y cielo" y la canción con la que cierran el disco "Los segundos" y con algún flash back, como "Sapos y culebras", "No puedo más contigo", "Oso Polar" o "Isabelita" (según afirmó el mismo Juan Alberto, dedicada a la chica que en Granada le vendía "cosas malas"), Niños Mutantes se metieron al público en el bolsillo, especialmente cuando después de interpretar "No puedo más contigo", Juan Alberto aludió al "problema de alcoholismo" de la banda y pidió que les trajeran unos chupitos de tequila, e insinuó que invitaran a una ronda a toda la sala. La escena acabó con un desternillante "vosotros sois mas borrachos que nosotros", ante la risa del público. Otro momento muy emotivo fue la interpretación del clásico "Cómo yo te amo", con un público sumamente entregado que llegó a cantar el estribillo ante el aplauso de los Mutantes. Se despiden con "Errante (Canción Mutante)", quizás la canción más bonita del disco, con todo el público cantando a la vez en un inesperado silencio de la banda, eso de "...porque soy mutante". La sala pide que vuelvan a salir y Juan Alberto nos regala una preciosa canción nueva que estará en su proximo disco, desnuda, defendiéndola con su voz y su acústica. A parte del algún desafortunado espectador, que se llevó toda la actuación pidiendo que tocaran "Where is my mind", los asistentes viven un momento de catarsis colectiva en el tramo final del concierto con "Todo es el Momento", "La voz" con todos los ayudantes de la gira sobre el escenario y cuyo final coincidió con el batería de la banda por los suelos, "No quiero bailar" y "Manual de autoayuda". Fantástico reencuentro de los granadinos con la capital andaluza, que demuestra que como Sevilla los ama.....convenceros, no va a amarlos nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario