sábado, 16 de octubre de 2010

The Strange Boys, Sala Malandar, 11/10

El lunes 11 de octubre y despúes de tocar en el Monkey Week, The Strange Boys hicieron parada en la Sala Malandar de Sevilla, presentando su segundo disco "Be Brave", dentro de una gira que les hará visitar varios puntos de la geografía española. Ésta era la segunda vez que los de Austin hacían parada en España. Según nos comentaron, la primera vez coincidió con la victoria de la selección española de fútbol en la Copa del Mundo y el caos celebrativo por la victoria fue tal en Barcelona, que pensaron en no volver más. Afortunadamente, Ryan Sambol y los suyos han decidido volver y ante una sala con media entrada, conformada por un público mayoritariamente joven(la media de edad sería de veinte años) y con Antonio Luque (Sr. Chinarro) como espectador de excepción, The Strange Boys ofrecieron un concierto cercano a una jam session en el que por no haber, no había ni set list. Improvisando los temas a interpretar y el orden de los mismos, pudimos comprobar que The Strange Boys son una banda de lo más normal...pero con un excepcional y carismático lider, un auténtico front man. Ryan Sambol es el que lleva el peso del grupo a nivel compositivo e interpretativo y eso es algo que se aprecia en directo, cuando ves cómo dónde la banda no llega, a veces por problemas técnicos(no pudimos oir el saxo de Jenna E. Thornhill en ningún momento) a veces por impericia, Ryan se echa el concierto a la espalda, arrancando gritos y solos de guitarras que van directos a la entrepierna, con una carga de sexualidad que ruboriza. Con los ojos entrecerrados y con un rostro que recuerda al de Pete Doherty, pero afortunadamente con otra actitud, Ryan hace sonar a The Strange Boys ménos folk y más rockeros. Curiosamente en determinados pasajes del concierto suenan a The Libertines en sus aproximaciones al garage rock y es que su discurso musical es de lo más variado, pero siempre con el blues y la música de raíces sureñas en el horizonte.
Así dentro de ese improvisado repertorio suenan temas de su segundo disco, como "Night Might" o el himno "Be Brave" y de su primer álbum "And girls club", como "For lack of a better face", "Who needs who more" o "This girl taught me a dance", asi como alguna versión como "El Condor Pasa", en su versión "If I Could" con letra en inglés como hiciera Paul Simon en 1970, o "Son of a preacher man" de Dusty Springfield.
Al final del concierto, Ryan bromea con el público sobre la dificultad para comunicarse con nosotros. Nos pregunta si le entendemos y alguien entre el público hace un gesto con la mano queriendo decir "así, así" y Ryan rompe a reir. Nos pide que escojamos qué tocar y una voz femenina entre el público pide que vuelvan a tocar "Be Brave". Durante unos instantes y por su reacción, temo que la vuelvan a tocar. Me hubiera parecido una mala señal que hubieran tocado dos veces el mismo tema, a pesar de que la canción es ya todo un "clásico moderno". Afortunadamente y a pesar de su juventud, Ryan Sambol sabe que hay algunas leyes no escritas para los conciertos que hay que acatar.
Se despiden y el público les pide que salgan otra vez, marchándose definitivamente con la versión de "Son of a preacher man".
La visita de los chicos extraños se saldó con victoria visitante, si bien estoy seguro que el equipo local le marcó algún gol por la escuadra en el corazón de los chicos de Ryan Sambol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario