domingo, 14 de noviembre de 2010

Julio de la Rosa, Sala Malandar, 11 noviembre

Las visitas de Julio de la Rosa a Sevilla, siempre suelen ser un reecuentro. Caras conocidas, saludos cómplices y mucho cariño. La vuelta del monstruo a su propia casa. Con estos precedentes, Sevilla acudió fiel a su cita con el artista y como una grupie con resaca, observaba atónita otra excentricidad del jerezano y es que a Julio, se le ocurrió presentar su cuarto trabajo en la capital andaluza descalzo sobre el escenario de la Sala Malandar.
Rodeado de tantos amigos, no cabía mejor comienzo que con "Tan amigos". Antes del momento de los saludos, interpretan"Entresemana". Julio detecta frío al público y reclama su entrega preguntando si estamos cortados. Alguien entre el público se justifica diciendo que es jueves. Julio responde que él y su banda viven cada noche como si fuera la última, ante la complicidad de Abraham Boba, que acompaña a Julio a los teclados y al acordeón. Momento para recuperar "La cama" y "Caradura" de "El Espectador"(Recordings from the other side, 2008), intercalando "La fecha en la tapa". Llega el turno del pseudo rap de "Una mierda de canción", con su interludio que suena más oscuro y contundente que en el disco y con una interpretación de Boba que roza el paroxismo. "Violines en la noche", con un largo pasaje de percusión de marcado tinte brasileiro y "Hasta que te hartes", dan paso a "Sexy, sexy, sexy", la canción más caliente del disco, que termina por encender al público sevillano. Triada final antes del bis, con "El traje", "Amor desperdiciado" y "Canción de guerra", con todo el público coreando el estribillo.
El público pide que vuelvan a salir y ante la insistencia de los asistentes, salen bajista y batería, que marcan el tempo de "Kill the mosquito", ante una audiencia que ha terminado de arrancar y que no se cree semejante concesión al pasado. Siguiendo con las concesiones a El Hombre Burbuja, suenan "Rey mugre", "Mejor fuera" y "Mi rulot and I", con un emotivo final en el que la sala acaba tarareando la melodía del teclado. Pero si de recuperar el pasado se trata, no pueden faltar las canciones de M.O.S(Everlasting Records, 2004), el mejor disco de Julio hasta la fecha, de las que el jerezano selecciona "Otro de sus juegos". Después de la petición de un fan de tocar "Así que ves fantasmas", Julio afirma que se sabe otra mejor que esa, e interpreta "El mostruo nunca duerme". Ciertamente Julio, has acertado de pleno. Cierra con "Las camareras" y mientras la banda continua tocando, Julio de la Rosa baja del escenario y reparte puntos positivos entre los asistentes, según la entrega durante el concierto.

Concierto muy especial, en la que la introspección dió paso a los ritmos calientes y a la rabia interpretativa en más de un pasaje, y que consiguió sacar el monstruo que cada uno de los asistentes llavabamos dentro. Hasta pronto Julio, pero por favor...no cures nunca esa herida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario