miércoles, 9 de marzo de 2011

Gaggia "Caballo" (Spyro 2011)


"Caballo" es el álbum de debut de Gaggia, un disco de rock cargado de soberbia y descaro, con el que los sevillanos se presentan en sociedad. Gaggia se visten para su debut con la camiseta de Spyro Records, sello del recién llegado a la ciudad Alberto Cañizares, tras el que se oculta el trabajo en la sombra de Jesús Chávez, capo de los Estudios El Pelícano de Mairena del Aljarafe y padre espiritual de la familia Spyro, compuesta entre otros por Neorama, Cerebral, Robot o The News. Gaggia es una rara avis, un cruce bastardo de sonidos, capaz de sonar a la vez a Manchester y al rock andaluz de los 70 y salir casi siempre airoso de tan extraña cópula. "Caballo" está cargado de melodías deudoras de los primeros Oasis ("Veneno") y de ritmos bailables que nos hacen echar la vista atrás y recordar a Joy Division o The Stone Roses ("La Cabaña"). La voz de Neno recuerda a la de Bunbury o Jim Morrison, aunque por momentos se carga con un timbre que aflamenca las rocosas composiciones de la banda. "...nosotros somos la victoria, es toda nuestra...", canta Neno pretenciosamente en "Buscando Enemigos", canción que podría ser toda una declaración de intenciones de lo que significa "Caballo" para el grupo sevillano. "Monstruo", está cargada de un bello dramatismo, de una bruma tenebrosa y unos potentes y bailables riffs, pero es quizás en el medio tiempo de "Miraré hacia otro lado", o en "Volveremos" con su hipnótica cadencia, donde reside la caótica belleza de "Caballo". Si, la soberbia es un pecado capital. Pero amigos, en "Caballo" no vais a encontrar ningún ademán apologético, más bien los chicos de os van a mirar a los ojos con insultante chulería, mientras os sueltan eso de que si quiereis os quedais y si no, os largais. Actitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario