domingo, 17 de abril de 2011

Havalina "Las hojas secas" (Origami Records 2011)


En el sexto álbum de Havalina las aristas se han limado. La contundencia ha dado paso a la mordiente y la impulsividad se ha visto sustituida por la reflexión. En definitiva hay más madurez y menos soberbia que en Imperfección. En Las Hojas Secas hay continuidad en cuanto a los textos heridos y en los corazones sangrantes, estamos ante un quejido, un grito de socorro oculto tras una pose de autosuficiencia y golpeado por ritmos orientalizantes, en atmósferas cósmicas y asfixiantes.

Manuel Cabezalí vuelve a producir, mezclar y masterizar, si bien el trío ha mutado, ya que Nahúm García cede su puesto a Ignacio Celma como bajista del grupo. Ritmos oscuros y cosmopolitas nos hacen bailar en "Objetos personales", mientras que tormentas de distorsión tras el progresivo aumento de la intensidad sonora en "Las Hojas Secas", nos invitan a olvidar el dolor por la luz perdida. "Punto de reconciliación" une a su oscura y serpeante melodía, muy en la órbita de The Cure, una letra derrotista, teñida de oscura indolencia. "Mamut" es una canción repleta de sexo, de deseo sucio, de oscuras intenciones no reconocidas.

Las Hojas Secas es un disco espacial, reposado y meditado, sin sitio para la improvisación y en el que el trío madrileño sabe sacarle el máximo partido a sus instrumentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario